Durante el siglo XVI, en plena efervescencia religiosa, aparecerán en Andalucia numerosos místicos a quienes se les persiguió en la mayoría de las ocasiones, acusados de alumbrismo.
La misma tierra que conoció el impulso de la mística al amparo de San Juan de la Cruz, vería también prenderse las hogueras de la incomprensión para quienes fueron tachados de tener comportamientos heréticos. Unos y otros, sin embargo, buscaron los caminos de la perfección en sus particulares "cavernas del sentido".

índice de obras del autor