Constituye el Tratado de la Alhambra Hermética una visión pormenorizada del gran monumento desde la perspectiva de lo esotérico; visión no desarrollada hasta la fecha de forma global y sistemática. Así se nos descifran las medidas de su Dorada Proporción, se nos desvelan parcialmente sus simbolismos, se conjeturan sus precedentes ignorados y se interpretan sus raras inscripciones, a tiempo que se intenta desentrañar el sentido real de las diversas leyendas que nos hablan de su origen sagrado. Dividido en doce capítulos, algunos de sus títulos otorgan sugerencia acerca de su contenido hermético: "La fundación alquímica de la Alhambra", "Granada, crisol de dos góticos heterodoxos", "El Palacio de Comares, copia perdida del Templo de Salomón", "El oasis de Saba, o el Patio de los Leones", "El crisol vivo de la Sala de Dos Hermanas", etc. Cada capítulo se halla profusamente anotado con citas de los especialistas clásicos de la Alhambra, además de historiadores musulmanes y tratadistas de kábala y ocultismo. Su autor, Antonio Enrique, granadino de 1953, profesor de Literatura Española, lo dio por concluido diez años antes de su primera edición en 1988, manteniéndose inédito hasta entonces, si bien en copia original había sido leído y comentado en numerosos círculos iniciáticos.
El Tratado de la Alhambra Hermética posee gráficos ilustrativos, viniendo su texto acompañado de 24 fotografías, debidas a Manuel Martos Cobos, quien se halla en posesión de premios tan prestigiosos como el Award Winner de Viena, habiendo sido nominado por el World Press de Nueva York en 1984.

 

 

Impresión artística de la Alhambra por Socram.

 

 

índice de obras del autor